Andalucía·Economía·Empresas·Fitur·turismo

Fitur 2012

La semana pasada estuve en Fitur, ¡por fin!, porque aunque parezca mentira durante el Máster en Dirección y Planificación Turística no nos llevaron a la Feria Internacional de Turismo, siendo una de las más importantes del mundo.

La experiencia ha sido bastante positiva y la empresa en la que trabajo se ha traído contactos interesantes y un contrato con un touroperador de turismo LGTB.

Personalmente, disfruté de las escapadas que hice a otros pabellones y mis visitas a los stands de Asturias, Galicia, México, Colombia y, por supuesto, Andalucía. En el stand de Torremolinos, que iba independiente de Málaga, montaron una playa, con su arena de verdad, chicas en bikini tomando el “sol” en varias tumbonas, otros jóvenes jugando a las palas y un chico en bañador subido a un puesto de vigilancia de socorrista. Si pensamos que no hacía precisamente calor dentro del pabellón, entendemos por qué no paraban de correr detrás de la pelota.

En el stand de Colombia participé en una promoción de ayuda al medioambiente y por la preservación de la biodiversidad del país. Planté una semilla llamada “shanti” en el país latinoamericano, que iré viendo crecer vía Internet. Una bonita iniciativa.

Durante la hora de la comida decidí probar platos de las diferentes degustaciones que se ofrecían, aunque lamentablemente, en muchos stand no permitían la entrada libre, incomprensiblemente. Destaca sobre todo Madrid, que con cierta antipatía no permitía la entrada a nadie que no fuera de la Comunidad. Absurdo, pero cierto. En los pabellones internacionales la comida brillaba por su ausencia en la mayoría de ellos, por eso, México, que hizo un gran despliegue de medios y ocupaba un gran espacio dentro del Pabellón, fue un rotundo éxito de público. Su desgustación estaba abarrotada todos los días y aunque no pude probar nada, doy fé de que olía de muerte.

Así que en temas culinarios me quedo en Andalucía, que ofrecía en cada provincia una exquisita propuesta gastronómica. Granada tematizó dichas degustaciones, siendo la costa Tropical la temática del miércoles, día que participé, mientras en la mesa de al lado, Máximo Valverde atacaba el plato de gambas.

Por Fitur se dejan ver personalidades conocidas, que o bien van invitados por las autoridades o bien quieren dejarse ver. Por allí ví a Parada, José Manuel Soto, con quién hablé, “Pelayo” de Amar en tiempos revueltos, además de políticos, autoridades y los Príncipes de Asturias.

Sin embargo, a quiénes más me gustó ver es a antiguos compañeros de clase, de mis años de facultad en Málaga, a amigas de Asturias e incluso a antiguas jefas.

Tras dos días de intenso trabajo y muchas horas de pie, volví al hotel acordándome del famoso refrán:

¿A dónde vas?

¡A Fitur!

¿De dónde vienes?

Deee fituuur, uf!

🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s