excursiones·Holanda·Paisajes·turismo·Viajes

Descubrir Texel en bicicleta

El sábado día 25 tocaba madrugar, nos íbamos a la isla Texel a pasar el fin de semana en un camping con Agnieszka e Ignacio. Preparamos las mochilas y cargamos todo en las tres bicis que llevábamos. Yo fui en el tranvía con Snoopy hasta la estación de tren de La Haya. Desde allí, cogimos un tren hasta Leiden y allí cambiamos hasta Amsterdam Sloterdijk. Desde allí ya era directo hasta Den Helder, al norte de la provincia de Noord-Holland. Una vez allí, Ignacio me subió en la bici y fuimos hasta el puerto. Embarcamos y a los pocos minutos ya estábamos en Texel. Es un trayecto bastante corto. En t´horntje, ellos siguieron en bici hasta el pueblo dónde está el camping y yo fui en bus. En Den Hoorn, compramos cosas de comer y beber y buscamos el camping Loosmansduin. De nuevo Ignacio me transportó unos cuantos kilómetros. Una vez allí, elegimos el sitio dónde acampar y montamos las tiendas. Snoopy hizo hoyos, ladró y se revolcó en la hierba. Después de comer un poco, fuimos a alquilar una bici para poder ir los cinco de ruta. Yo usé la bici de Alex porque me manejo mejor con ella. Fuimos por el campo, bajo el sol, disfrutando de un paisaje precioso. Hicimos muchas fotos. Llegamos hasta Den Burg y desde allí fuimos de nuevo hasta el camping. Preparamos sándwiches para cenar y estuvimos viendo el atardecer a las 23.00 de la noche. Nos duchamos y nos pusimos ropa calentita porque hacía bastante frío. Nosotros teníamos la tienda y los sacos prestados pero no pasamos mucho frío aunque no era del todo cómodo. Ignacio y Agnieszka sí pasaron frío, menos mal que sólo era una noche. Y no nos llovió ni hizo viento, toda una suerte! Al día siguiente amaneció nubado y tras recoger las cosas fuimos hasta la playa con las bicis. Tenía muchas agujetas del día anterior y un increíble dolor de culo de la bici. Montar en bici con el viento en contra es bastante complicado y había trozos en los que casi no podía subir las elevaciones. Allí en la playa, me subí los pantalones y fui con Snoopy al agua con tan mala suerte que al volver nos metimos en una zona más profunda y el perro tuvo que nadar y yo me puse chorreando. Suerte que podía cambiarme de ropa. Al cabo de un rato nos fuimos de nuevo al camping a devolver la bici alquilada. Desde allí regresamos todos juntos con las bicis hasta el puerto para embarcar de regreso. Estábamos muy cansados y un poco quemados. Llegamos a casa a las nueve de la noche. Snoopy agotado después de pasarse el fin de semana corriendo junto a las bicis. Creo que él también tiene agujetas. Pero todos volvimos contentos con la excursión y con un montón de fotos. La isla es realmente preciosa, muy turística pero super cuidadita. Llena de granjas, campos de cultivo, ovejas, cabras, vacas y caballos. Pequeños pueblecitos llenos de encanto y dunas. Preciosa!

http://www.texel.net/en

Anuncios

3 comentarios sobre “Descubrir Texel en bicicleta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s