diario de a bordo: desde La Haya

Especialidades de La Haya

En toda Holanda son típicos los dropjes (regaliz), los stroopwafel (galletas rellenas de caramelo), etc…pero en La Haya hay tres especialidades propias de aquí. Es típico y una delicatessen el Haagse Kakker, un dulce con un consistente relleno de pasas y especias; el Haagse bluf es un pudding hecho con zumo de arándanos; y los Haagse hopjes son caramelos de café. La cocina típica holandesa no destaca mucho, se basa en alimentos como la patata y las coles, la carne de ternera y el pescado ahumado. Aunque hoy en día, en las tiendas y mercados puedes encontrar todo tipo de productos y la gente cocina alimentos de otros países, siguiendo una línea más mediterránea. Ensaladas, pastas y legumbres…son habituales en la mesa. Pero, si por algo destaca la cocina nederlandesa, es por sus dulces. Su tarta de manzanas creo que es una de las mejores que he probado. Los poffertjes, pequeños crêpes glaseados de azúcar, todo tipo de galletas, chocolates, pudding, brownies de chocolate o con arándanos, etc…y su plato estrella, sus famosos Pannekoeken. Qué normalmente se comen con sirope de remolacha de azúcar (stroop), queso, bacon o incluso con trocitos de manzana asada. Para chuparse los dedos.

Inburgeren

Esta palabra holandesa significa naturalización. Se trata de un proceso de aprendizaje del idioma, cultura, historia y vida en Holanda. Es un curso muy estricto tras el cual se obtiene un certificado de naturalización. Normalmente lo realizan personas que desean conseguir la nacionalidad holandesa, sobre todo gente que viene de fuera de Europa. Yo no lo tengo que hacer, aunque en cierto modo, vivir aquí supone aprender a marchas forzadas los entresijos de la sociedad holandesa así como sus costumbres.

El idioma, que en principio parece algo imposible de aprender, no resulta tan extraño cuando te acostumbras a verlo. A fuerza de ver las mismas palabras una y otra vez, uno acaba entendiendo las etiquetas de los productos, los letreros e incluso los avisos por megafonía.

Unas veces por intuición, otras porque se parece al inglés, la verdad es que cada día conocemos más palabras holandesas. Lo difícil es pronunciarlas porque los holandeses tienen unos sonidos vocálicos que en español no existen y nos resultan muy complicados de decir. Aunque como todo en esta vida, es cuestión de ponerse.

Aquí os enumero algunas de las palabras que conocemos, como afortunadamente ya son bastantes, pongo sólo las más destacadas o graciosas. Matrass-colchón; te huur-se alquila; te koop- se vende; dames en heren-señoras y señores; kamer- habitación; slapkamer- dormitorio; badkamer- baño; gesloten- cerrado; Stadhuis- Ayuntamiento; zeep- jabón; witt- blanco; kleur- color; bedant- gracias; haven- puerto; prij- precio; zoek- buscar; straat- calle; plein- plaza; fiet- bici; fietpad- carril bici; makelaars- inmobiliaria; gemente- municipal; etc…

Comer en la calle

En Holanda es muy normal comer en la calle. Por ello hay muchisimos puestecillos en cada plaza. Puedes comprar pescado frito, patatas fritas, croquetas, olibollen (bolitas de masa fritas y bañadas en azúcar o chocolate), lumpias (rollitos de primavera gigantes) y muchas más cosas. Cuando vas caminando por las ciudades es inevitable que se te abra el apetito con tantos olores ricos. Así que muchos días, en lugar de comer un sándwich en una cafetería, comemos algo por la calle. Al principio parece algo pensado para el turismo pero luego te das cuenta que los holandeses también comen por la calle. Como el plato fuerte de comida es por la noche, sobre las 12 se suele comer algo ligero, así que los puestecillos son una buena opción. También son muy habituales los mercados y no sólo de flores sino de comida. Puedes comprar todo tipo de quesos, verduras, frutas y pescados. El ambiente en estos mercados es muy agradable y merece la pena ir.

****

Primeras sensaciones en una nueva ciudad

Llevamos casi una semana viviendo en La Haya, una ciudad aristocrática y diplomática que tiene mucho que ofrecer y mucho por descubrir. Es una ciudad tranquila, de amplias calles, con una gran zona dedicada a las embajadas de países de todo el mundo, un centro lleno de contrastes y el mar. En una semana no da tiempo a mucho pero ya hemos recorrido muchas de las zonas más emblemáticas de la ciudad. Vivir en Holanda es muy diferente a la vida que tenemos en España. Empezando por los horarios, desayuno temprano, algo ligero a las 12 y la cena a las 18 de la tarde. Al principio cuesta adaptarse a este ritmo así que lo mejor es hacerlo poco a poco. Otra cosa diferente es el horario comercial, que es de 9 a 17. Asi que a partir de esa hora ya no puedes comprar nada. La cultura holandesa es muy abierta y respetuosa con los animales. Es muy normal ver a perros en los trenes, tranvías o dentro de las tiendas e incluso en los restaurantes. Aquí las mascotas van con sus dueños a todos los sitios.

Nosotros intentamos hacerlo también pero a veces es más cómodo ir sin perro. Snoopy disfruta corriendo suelto por la playa. Para él es una novedad y aprovecha para jugar y correr detrás de los pájaros. Lo más difícil de vivir en Holanda es el idioma, que no se parece a nada y es casi imposible de pronunciar. Con el inglés puedes moverte por todos los sitios pero en algunas ocasiones hace falta traducir lo que pone en holandés. Así que si piensas estar aquí más tiempo al final acabas dando clases para aprender el idioma.

****

Ir de shopping en La Haya

El centro de la ciudad está lleno de comercios. Entre todas las tiendas, Zara, H&M, C&A, Jack Jones, Vero Moda…que nos resultan familiares. Algunas calles son de marcas exclusivas, tiendas donde sólo puedes entrar si tu bolsillo te lo permite. Hay muchos establecimientos con cosas para la casa y de decoración. Tienen cosas muy bonitas aunque un poco caras. Hoy hemos estado en una tienda de productos mediterráneos. Aceites, vinagres de todo tipo, especias, aliños y todos los accesorios de cocina necesarios para degustar estos productos. Es una tienda exclusiva que ofrece estos productos como ideas de regalo. Es muy llamativa, y puedes encontrar un pedacito de España en ella. También hemos estado en una tienda de menaje para el hogar pero de diseño. Todos los vasos, platos y cubiertos con unos diseños y colores muy especiales. Nos ha gustado mucho. En la zona centro hay unas galerías comerciales como las de Milán, pero en pequeño. Dentro hay cafés, tiendas de decoración y varias zapaterías…con lo que nos gustan los zapatos. Aquí hay calzado muy bonito pero el precio es bastante alto. Se nota que estas cosas aquí son más caras, al igual que la ropa. Así cuando van a España, todo les parece barato. Yo he mirado ropa, pero creo que voy a ahorrar una barbaridad aquí porque no hay muchas cosas que me gusten. Mi estilo no se parece mucho al holandés, al menos de momento. Alex se ha comprado una camisa en Zara muy bonita. Es su regalo de cumpleaños. También hemos mirado unos pantalones, pero no hemos encontrado nada que nos gustara. Así que de momento eso es todo.

****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s